Espirometría

Qué es
La espirometría es un estudio rápido e indoloro en el cual se utiliza un dispositivo manual denominado “espirómetro” para medir la cantidad de aire que pueden retener los pulmones de una persona (volumen de aire) y la velocidad de las inhalaciones y las exhalaciones durante la respiración (velocidad del flujo de aire).

Este estudio se utiliza en adultos y niños mayores de 5 años. El espirómetro está formado por dos piezas: una boquilla y un tubo que se conecta a una máquina, que registra y muestra los resultados.

Por qué se realiza
La espirometría les indica a los médicos si los pulmones están funcionando correctamente. Se utiliza para ayudar a diagnosticar y monitorear las enfermedades que afectan a los pulmones y dificultan la respiración, como el asma y la fibrosis quística. También puede utilizarse para lo siguiente:
Determinar la causa de la falta de aire, la tos o la sibilancia
Monitorear el tratamiento de problemas respiratorios
Evaluar el funcionamiento de los pulmones antes de una cirugía

Preparación
Antes del estudio, debe evitar tomar medicamentos contra el resfrío, cafeína, bebidas carbonatadas y exponerse al humo del tabaco. También debe evitar comer mucho antes del estudio.

Si usted está tomando algún medicamento, es posible que el médico le pida que deje de hacerlo durante una cierta cantidad de tiempo antes del estudio. Quizás el médico también le pida que practique para el estudio; puede simular que está soplando las velas de su pastel de cumpleaños.
El día del estudio, asegúrese de no usar ropa ajustada que pueda interferir con su capacidad para inhalar y exhalar profundamente.

El procedimiento
Deberá seguir instrucciones durante el examen. Es fundamental que coopere para que los resultados sean precisos.
Según las recomendaciones del médico, es posible que usted deba usar unos sujetadores suaves para la nariz durante el procedimiento a fin de evitar el escape de aire. También deberá estar de pie durante el estudio. Si está sentado mientras se realiza el estudio, no debe inclinarse hacia delante porque esto puede afectar su respiración.
En general, se le pedirá a usted que inhale profundamente, se coloque el dispositivo en la boca con los labios sellados alrededor de la boquilla y que después exhale lo más rápido y fuerte posible durante la mayor cantidad de tiempo posible. El estudio se puede repetir varias veces para confirmar la precisión de los resultados.

La espirometría se suele realizar antes y después de inhalar un medicamento para el asma, denominado “broncodilatador”. El uso de este tipo de medicamento indica si es posible tratar un problema de los pulmones con un medicamento específico.
La espirometría suele demorar entre 5 y 30 minutos, según la cantidad de veces que se debe realizar la prueba.

Qué esperar
Es posible que deba realizar la prueba más de una vez para asegurarse de obtener resultados precisos. La prueba es absolutamente indolora.
Obtención de los resultados
Los resultados se registran mientras se realiza la prueba y algunas máquinas están programadas para revisar los resultados y sugerir interpretaciones. Sin embargo, el médico también revisará los resultados y le explicará lo que significan. Los resultados se expresan como porcentajes y suelen considerarse anormales si son inferiores al 80% del valor normal según la edad, el sexo, la altura y el peso.
Riesgos
La espirometría se considera un procedimiento seguro con poco riesgo. Como el examen requiere que su usted respire rápida y profundamente, algunos pacientes experimentan una falta de aire temporal o mareos. Esta prueba no se debe realizar en pacientes con dolor de pecho, que han sido recientemente sometidos a cirugías de ojos o abdominales, o que tienen afecciones cardíacas graves.